Blogia
DELIRIOS DE flaqueza

Percepciones

Percepciones

No hay grandes verdades,

no hay premio final
(ni de consolación tampoco),
no hay ideologías
que no adolezcan de si mismas,
ni dioses,
ni más milagro
que el de lo improbable,

no hay segundas oportunidades,
porque
en realidad,
no hay siquiera
primeras oportunidades;

no existe filantropia
que aguante
más de tres asaltos
sobre la lona,

hay muy poco amor
y demasiado romanticismo,

naúseas pandémicas
disfrazadas de autocomplacencia
por doquier,

suicidas y sicarios compartiendo la mesa,

civilizaciones enteras brindándose
Salud!"
con copas de cicuta.







En realidad no hay demasiado
por lo que valga la pena
partirse la cara,
y tal vez sea esa
una buena razón para intentarlo...


Tal vez no...










No hay grandes verdades.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Sr. Lobo -

Si no es por tu aliento tal vez no hubiera vuelto a subir a estos trenes. La verdad, no mucha gente se deja caer por estos lares -ni tampoco lo quisiera- pero tu sola presencia ya hace que me valgan la pena los aullidos. Gracias.

LoLita -

El último día en que el sr. Lobo se subió en el tren comenzaba el frío y caían miles de diminutos y brillantes copos de nieve. Hacía ya cuatro años que, entre sus vías, rasgaba sobre el blanco lienzo de su vida un sin fin de pensamientos adúlteros y enmarañados. Aullaba con melancolía y no sin cierto misterio, cautivando así, día tras día, a los mismos pasajeros que oían su silencioso grito, sobre todo a aquella sra. callada del final del fondo del convoy. Una mañana, inesperadamente, y para desconcierto del resto de viajeros, el sr. Lobo no subió al tren. Pasó tiempo, demasiado tiempo, hasta que una tarde resonó en el vagón aquel aullido lancólico. Era la chica reservada, que rasgaba otro lienzo con silencios ya olvidados.



¿Dónde te has metido?

LoLita -

Y es ahora cuando me viene al recuerdo F.Pessoa...
"La verdad
no vino ni se fue: cambió el Error"

Una mirada triste, bellamente contada...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres